• Dominika

Ljubljana, por Rodolfo Häsler

Va por un callejón de muros desconchados,

fisgoneando en un cuartel austro-húngaro

resalta alguna que otra frase en gótica sanguina,

ostrakon de la urgencia: Ich bin stärker als Du, Ich warte auf Dir hier in Laibach.

La ciudad que lo recibe es un reclamo

y confunde cuando la recorres.

Sin embargo, no es fácil de comprender, te decides

y caminas, desandas aún más,

y pasas de un país a otro, pero quizá

esté ahí la novedad, un largo

discurrir que inevitablemente te desuella

con las garras del mismísimo dragón.

La columnata esconde las cestas

de coles, repollos y nabos,

y te adelantas

en su ofrecimiento,

crece un antojo, col rehogada,

carne agria,

gusto dulcificado por el comino,

la páprika pespuntada de nata.

No puedo aseverar si sigue deambulando,

el movimiento de las piernas, de las nalgas,

el sabor insistente de la comida, el postre,

Cremeschnitt te remonta a los diez años, el límite de la infancia.

Es corta la emoción.

Elige uno de los puentes, una y otra vez

en ambas direcciones, se ensancha

y se estrecha víctima de una indecisión

que aparece y desaparece en la mente

como un fuego de artificio.

Por una vez te sientas y escudriñas

el aire, el recuerdo de la fruta recién adquirida

en los puestos, una manzana

espléndida te llena el corazón.

La abuela, en la Suiza alemana,

tomaba el té en un servicio de porcelana Rosenthal,

y él pasaba los dedos cada tarde

sobre la superficie de la taza,

puntual, y se llevaba en las yemas

las pequeñas flores de colores, hasta sentir en la mesa

el sabor de la tarta de albaricoque

en el mueble auxiliar, una emoción doméstica difícil de superar.

Tanta debilidad, receta familiar,

se expande como el llanto por la vida pasada.

0 views0 comments

Recent Posts

See All

SUBSCRIBE VIA EMAIL

Member of chinabloggers

© 2018 by Dominika Mejía L.