• Dominika

Un Momento en Pekín, por Lin Yutang (traducción propia)*

Ahora, se suponía que las chicas de familias superiores no deberían estar afuera en las calles sin supervisión. Pero Mulan solo tenía catorce años y su hermana doce, y no pudieron resistir el placer robado de deambular libres y solas.


Encantadas con el espectáculo del boxeador-mago, continuaron y vieron a un vendedor de manzanas silvestres azucaradas, que acababan de aparecer para la temporada de invierno. Se les hizo agua la boca y cada una compró un palito de cinco manzanas confitadas y se las comió, tan felices como los niños pueden estar. Más adelante había un peep show, con fotos de los Boxers y botes de armas extranjeros, y las chicas pagaron por una ojeada, con la boca todavía llena de manzanas silvestres confitadas.


* En caso de no ser posible obtener la versión en español de los materiales citados, se ofrece una traducción propia.

0 views

SUBSCRIBE VIA EMAIL

Member of chinabloggers

© 2018 by Dominika Mejía L.